Jaque mate al fracaso escolar... y empresarial

Aquí os dejo un artículo extraído de la web expansión.com, publicado por Manuel del Pozo, donde el tema principal es el Ajedrez y sus virtudes. Haciendo clik en el enlace del final del artículo podrás ver el artículo original.

Por Manuel del Pozo
El ajedrez me ha dado una gran capacidad de autocontrol para saber que no se gana la partida sólo en una jugada, sino varias jugadas después.

Y me ha enseñado también a jugar mis bazas en la empresa, porque uno no puede precipitarse a la hora de mover ficha, pero tampoco debe pensar en una jugada hasta el infinito, a la espera de acumular más y más información”. A Salvador Alemany, su pasión por el ajedrez le ha ayudado a convertir a Abertis en uno de los mayores grupos mundiales en gestión de infraestructuras.


Yo también soy un gran enamorado del ajedrez, y, de hecho, el título de esta columna semanal, Peón de Dama, es un pequeño tributo de agradecimiento a las satisfacciones que este arte me ha proporcionado durante toda mi vida. El peón de dama es la primera pieza que suelo mover cuando juego con blancas con el objetivo de plantear la Apertura Catalana, que es una de mis favoritas.

En el ajedrez, hay unos procesos de lógica y de estrategia que son perfectamente útiles en el mundo de la empresa para visualizar problemas, gestionar el tiempo de toma de decisiones y asumir tanto el éxito como el fracaso. Entender lo que es el ajedrez y todo lo que encierra este juego puede aportar a los directivos un tipo de pensamiento estratégico que resulta vital para afrontar los grandes retos que tienen las empresas en la actualidad.

La intuición, la creatividad, la adaptabilidad a los cambios, la autopreparación y el conocimiento del competidor son cualidades que el ajedrez fomenta y que son básicas para la competitividad empresarial. Promover este deporte en la sociedad española no sólo contribuiría a mejorar la formación de nuestros directivos, sino que también serviría para reducir el fracaso escolar y, en definitiva, desarrollar en los ciudadanos unos valores éticos y morales muy positivos. Todo ello con algo tan simple como un tablero, 32 piezas y dos mentes pensantes.

Ya en 1995 la Unesco recomendó oficialmente a todos sus países miembros la incorporación del ajedrez como materia educativa tanto en la enseñanza primaria como secundaria. Aunque algunos centros educativos españoles y una autonomía –Canarias– han incorporado el ajedrez como asignatura optativa en sus planes lectivos, el uso más generalizado del ajedrez en las escuelas es como actividad extraescolar, promovida por las asociaciones de padres de alumnos.

El desarrollo de este deporte podría experimentar un fuerte auge si el Parlamento europeo aprueba este mes una declaración para introducir el programa Ajedrez en la Escuela en los sistemas educativos, una iniciativa que ya cuenta con el apoyo de 107 eurodiputados de 27 países. Esta declaración considera que el ajedrez es un juego accesible para los niños de cualquier grupo social y que contribuye a la integración, a la lucha contra la discriminación, a la reducción de las tasas de delincuencia e, incluso, a la lucha contra diferentes adicciones.

Asimismo, el ajedrez mejora la concentración, la reflexión, la paciencia, la creatividad, la intuición, la memoria y las competencias, tanto analíticas como de toma de decisiones, además de enseñar valores como la determinación, la motivación y la deportividad.

Pocos juegos son tan atractivos para un niño como ese lidiar precoz con alfiles y caballos, dotado de reglas de cortesía y de comportamiento; ese juego divertido, agresivo y elegante al mismo tiempo, que enseña a pensar con razón y lógica a cualquiera que lo practique.

Y, además, es muy democrático porque una vez terminado el juego, el rey y el peón vuelven a la misma caja. Como dijo el genial Alekhine: “Alguna vez los hombres debieron de ser semi-dioses; si no, no hubieran inventado el ajedrez”.

FUENTE: EXPANSION.COM

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.