El tiempo juega en contra para que haya magistral linarense


Si en el mes de febrero parecía que este año habría torneo y el Comité Organizador del Ciudad de Linares se había desplazado a Holanda para contactar con los jugadores y proponer la vuelta a escena del magistral, tras un año de paréntesis por falta de recursos económicos, un mes después parece que las cosas no están tan claras.

Se cerrará marzo y no hay novedades. Las elecciones andaluzas no han ayudado, pues hasta que no se resuelva el resultado no se sabe cómo ayudará la administración pública a una de las citas deportivas de Andalucía que mayor repercusión mundial arrastra. Y en una época donde las grandes firmas no ponen el dinero con la alegría de antes, cerrar el presupuesto es un problema aún mayor. La solución era, de nuevo, invertir la mitad y compartir sede. En febrero se supo que México estaba interesado en volver a auspiciar la primera vuelta del torneo de Linares, pero parece que todo ha quedado en 'stand-by'.

El calendario aprieta, cada vez más. Abril o mayo eran los dos meses que más gustaban al Comité Organizador para celebrar la cita, más metidos en primavera, saliendo de la coincidencia de febrero con el carnaval, mes que además es poco propicio para el turismo. De entrada, abril ya puede descartarse porque un torneo de esta envergadura no se organiza en dos semanas.

Las alternativas

De celebrarse, sería en mayo o incluso ya metidos en verano, y esta segunda opción tampoco gusta. No hay muchas más fechas disponibles. A partir de agosto se reactivan con fuerza los campeonatos mundiales y otros torneos importantes, así que los quince mejores del mundo no podrían estar en Linares.

¿Y otra cita que no sea el magistral y que no deje dos años seguidos a Linares sin ajedrez? Es una fórmula que ya se hizo en el pasado: campeonatos de España y finales de candidatos al título mundial oficial, y que se le ha propuesto desde la FIDE. Incluso hay quienes animan a sentar de nuevo en Linares a Kasparov y Karpov, frente a frente, para homenajear el vigésimo quinto aniversario de aquella épica final en Sevilla (1987).

De momento no se contempla nada que no sea celebrar el torneo tal cual se conoce y, de no poder hacerse, entonces se estudiará un plan B. Y si no es económicamente viable, habrá que esperar a 2013.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.